miércoles, agosto 31, 2011

Libertad y medios


"Es normal que pase... Con lo que sale en la tele, a la gente le parece normal". Primer timbre: tele. No estabamos hablando de medios ni nada directamente relacionado con ellos. Luego sigo, pero es que, además, ha utilizado la palabra maldita: la GENTE. ¿Tú qué eres? ¿Un alienígena? Prosigue la conversación, esta vez encuentro alguien con sentido común: "Por mucha porquería que den, tú puedes cambiar de canal". ¡Olé! Hacía mucho que no oía algo así fuera de la Facultad en clase de Deontología o Ética o algo así. Si parece que todavía queda GENTE que no crea que los medios son el tridente del diablo. Y lo más importante: todavía hay quienes siguen creyendo en la libertad verdadera. Porque está muy de moda la palabreja "Libertad", pero la solemos dejar para discursos grandilocuentes o movimientos reivindicativos-revolucionarios. "¡Me estás imponiendo tu criterio! Déjame, que soy libre". Y tras el arrebato decimonónico, viene la búsqueda del cabeza de turco. Normalmente hay tres víctimas (inocentes por ser algo general) a las que se les suelen imputar todos los crímenes y fallos en que uno pueda caer: la crisis económica, el calentamiento global y los medios de comunicación. Pobres víctimas, palabras víctimas, pues suelen blandirse como sustantivo colectivo neutro, sin pensar que los colectivos indican un grupo de personas, seres humanos, y no secuaces del Infernal.
Todos somos libres y tolerantes, pero los medios parece que nos quitan la libertad. Al decir eso de "es que los medios de comunicación, es que el cine, es que la tele..." nos olvidamos de nuestro carácter, nos abandonamos al determinismo. Parece que si en la televisión veo x, acabaremos todos haciendo x. Si las películas muestran cada vez más violencia, acabaremos siendo más violentos. Si los documentales muestran ñus, acabaremos siendo ñus. O algo similar.
Frase que suele proceder a la negación de la libertad personal: "solo ponen eso porque es lo que la gente pide". ¡GENTE! ¿Tú qué eres? "Lo acabo viendo porque no hay nada más". Ahora sí, acabas de erradicar la libertad de la faz de la tierra. Para que luego critiques a los políticos por imponerse, al cambio climático por no dejarte escoger el tipo de zapatos, a la educación diferenciada por no ofrecer libertad, al cine por ser propagandístico y a Espinete por querer que todos le acepten. Cuando empecemos a descubrir la libertad interior, dejaremos de autodeterminarnos y autoimponernos corsés.

3 comentarios:

antonio dijo...

La libertad de las personas empieza por tener criterio.
El criterio de cambiar de canal,emisora,de prensa o de cualquier otro medio.

Abrazos y saludos afectuosos!

Dolores dijo...

De acuerdo. (Me recuerda a la conversación en la que enfadada me dijiste que quién iba a cambiar el mundo...). Pero toda profesión tiene una responsabilidad, y en el mundo globalizado los medios de comunicación la tienen, si es posible, mayor. Y lo he comprobado con gente sin formación universitaria (sin criterio, si quieres) que les cae bien/ mal Benedicto XVI según lo que ven en la tele. No digo que sea culpa de los medios de comunicación, pero sí pienso que algo tiene que cambiar para que estos nos aporten cultura, criterio además de descanso y diversión

María Del Rincón dijo...

Es cierto, Dolores, que los medios han de ser también responsables. Pero de lo que quería hablar aquí es de la libertad de cada uno frente a los medios, que no son para nada inocentes. Pero no podemos quedarnos de brazos cruzados y negar nuestra la libertad como si los medios fueran una forma de obligar a alguien a hacer algo. Libertad y responsabilidad de ambas partes. Y criterio.

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...